COVID 19 y “Peak oil” de demanda.
30/07/2020
Joaquín Ortega

En el mercado del crudo durante esta semana, la volatilidad sigue bajista con el barril de Brent afianzado en 43 $ y los especuladores siguen sin entrar a pesar de que las primas están baratas. Hay preocupación en el mercado sobre la posible segunda oleada de COVID19, y cómo puede afectar a la demanda, y sus repercusiones en el mercado del crudo.

En un interesante artículo publicado ayer en Reuters (» End game for oil? OPEC prepares for an age of dwindling demand») https://www.reuters.com/article/us-global-oil-demand-insight/end-game-for-oil-opec-prepares-for-an-age-of-dwindling-demand-idUSKCN24T0KT), escrito a partir de fuentes oficiales de la OPEP que guardan el anonimato, sugiere que el COVID 19 acelerará el «peak» de la dependencia petrolífera mundial. Sobre esto hay que tener en cuenta que, en este contexto, la OPEP se refiere al «peak» de demanda mundial y no al referido a capacidad de producción o capacidad de nuevas explotaciones; como los estudios sobre «peak oil » que se realizaban en la primera década del siglo. La situación ha cambiado de forma radical y, el COVID19 puede acelerar las transformaciones; en la organización de países exportadores están convencidos.

En dicho artículo se afirma también que la demanda pre COVID19, según previsiones de la propia OPEP, no volverá hasta 2022 o 2023. Relacionado con esto, en declaraciones de las fuentes de la Organización a Reuters, creen que el avance en baterías para automoción eléctrica es la clave, además de la concienciación medio ambiental. También, muy importante, que esta situación prevista para el corto plazo, agravará todavía más las relaciones dentro de la OPEP entre países líderes como A. Saudita y países pobres y desestructurados como Libia o Venezuela que no pueden acogerse a los recortes de producción. Parece que vienen tiempos difíciles en el mercado del petróleo que se va a complicar para el trading.

Por último, pero no menos importante, la referencia a las energías renovables y a su avance para los próximos meses y años; atentos pues a estas alternativas en las inversiones. Como ya hemos escrito en posts anteriores y, tal y como han afirmado fuentes de Bruselas en más de una ocasión, es el momento de la conectividad y las energías renovables.