¿Qué nos duele más al divorciarnos: la parte psicológica o la parte financiera?

¿Qué nos duele más al divorciarnos: la parte psicológica o la parte financiera?

Escrito el 24/08/2021
Aston Dealers®

¿Te da pereza leer este artículo? Puedes escucharlo en nuestras plataformas para Podcast en Spotify o Apple Podcast. ¡No hay excusas!

¿Qué nos duele más al divorciarnos: la parte psicológica o la parte financiera? El último estudio “Divorce and Money. 2019” de Fidelity Investments analiza la situación financiera y el bienestar emocional de 1.107 americanos de edad comprendida entre los 25 a los 75 años que han pasado por un proceso de divorcio en los pasados 6 meses, llegándose a la conclusión de que para la mayoría de los encuestados, los aspectos emocionales son los más difíciles de gestionar al inicio del proceso de divorcio. Sin embargo, una vez el acuerdo de divorcio avanza, el estrés financiero toma todo el protagonismo, hasta el extremo de que

el 35% de los participantes afirmaron no haberse recuperado financieramente del divorcio hasta pasados 5 años.

Interesante conclusión también la que nos brinda esta investigación cuando concluye que

mantenerse involucrado en los temas financieros es la manera de evitar mirar atrás con decepción.

En este sentido, aprendemos de este estudio que la clave para un divorcio exitoso es exactamente la misma que para un matrimonio exitoso: el compromiso mutuo. Durante el matrimonio, es importante que ambas partes se involucren de alguna manera u otra en las cuestiones financieras, tanto del corto plazo como del largo plazo. Asimismo, ese grado de implicación o de responsabilidad también tiene que existir durante el divorcio. Que cada parte haga su propia investigación, formule y plantee su propia estrategia para la gestión financiera y se mantenga activa, responsable y consciente de los aspectos financieros en su totalidad, es el camino correcto para conseguir un divorcio que tarde menos -a nivel financiero- en recuperarse.

Tampoco se debe caer en la tentación de improvisar, nos dice el estudio. El divorcio es un proceso complejo en el que se ven implicados las emociones, el dinero y las cuestiones legales. El 67% de los hombres y el 79% de las mujeres encuestadas afirmaron que tener una guía (“roadmap”) para proceder en situación de divorcio les hubiera resultado altamente beneficioso. Es fácil inferir que todos queremos evitar sorpresas y gestionar los asuntos financieros de la forma menos dolorosa posible. Para quien se sienta mal por haber cometido errores financieros durante el divorcio, que sepa que no es el único. El 54% de los encuestados reconocieron haber cometido gestiones financieras incorrectas.

Y para acabar, buenas noticias. El estudio nos indica que a pesar de la sobresaturación que produce divorciarse, el 58% de los encuestados sienten que están mejor a nivel financiero y el 78% mejor a nivel emocional, comparado con su estado financiero y emocional antes de divorciarse.

En definitiva, y como en muchas otras situaciones complicadas: una actitud realista y razonable es la clave para mantenerse en pie y evitar tomar decisiones equivocadas que, sin lugar a dudas, arrastraríamos en el tiempo mucho más de lo deseado.

Cristina Bartés

Chief Operating Officer

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.